Escuchar

Jesús mismo dijo “Santifícalos en tu verdad, tu palabra es verdad“. Es esencial que comprendamos que las experiencias en sí, por muy especiales que sean, no nos transforman. Lo que realmente nos cambia desde el interior es la verdad que abrazamos y que encarnamos. Dios obra desde adentro, hacia afuera. La sana doctrina es sana, porque nos sana. Tito 3:8-11.