Escuchar

Mucho se ha hablado de este asunto y algunos han tenido la osadía de ir demasiado lejos en sus predicciones. Sin embargo Jesús habla del tema con cautela y suma sabiduría. Al igual que antes del nacimiento de un hijo hay dolores, de igual manera antes de la llegada del Señor habrá “contracciones”, dolores de parto. Pero es bueno saber que los dolores son presagio de buenas noticias. Estemos pues atentos y firmes en nuestra profesión de fe. Mr 13:1-31.