El bautismo es una de las dos únicas ordenanzas que instituyó el Señor Jesucristo. Una comprensión correcta del mismo es necesaria para no caer en errores doctrinales muy habituales en el pasado de la Iglesia Cristiana. Al analizar este mandamiento, entraremos en una de las doctrinas bíblicas más gloriosas del Evangelio. Al entenderla y asumirla podremos descansar bien seguros y tranquilos. Ro 6:3-5; Gn 3:24; Ap 22:1-2.

Escuchar