Escuchar

El apóstol Pedro dirige su carta a los cristianos que se encuentran dispersos por varios lugares del Imperio Romano. A los que viven como extranjeros y peregrinos por causa de la persecución. Y Pedro en seguida comienza a hablarles de la resurrección corporal de Jesús. Y es que este hecho histórico es la piedra angular del Cristianismo. La resurrección evidencia que el Padre había aceptado la ofrenda vicaria de Cristo. La resurrección es el “Amén” del Padre al “Consumado es” del Hijo. 1 Pe. 1:3-9.