Escuchar

“En el mundo tendréis aflicción” – afirmó el Señor. Y esto lo dijo, no solo para prevenirnos, sino para que tuviésemos paz. El mismo apóstol Pablo que escribió a los filipenses, lo hizo estando encarcelado y sufriendo por causa de Cristo. Precisamente eso evidencia que no somos de este mundo. Todo esto es normal y lógico. Lo verdaderamente triste y trágico es cuando las dificultades y los problemas vienen de dentro, de la propia iglesia. Filipenses 1:21-2:11.