Escuchar

En los primeros días de la Iglesia ya hubo muchas enseñanzas falsas que confundían la fe de algunos. Pablo escribe esta carta precisamente para atajar esas falsas doctrinas que comenzaban a circular por las iglesias. El mensaje se había comenzado a espiritualizar y amenazaba con acabar destruyendo la fe una vez dada. Algunos empezaron a afirmar que Jesús no había resucitado físicamente, sino que había sido una resurrección “espiritual” y que Jesús en realidad solo seguía vivo en la mente de los creyentes. Pero desgraciadamente hoy en día también hay algunos “cristianos” que enseñan una fe espiritualizada y “actualizada” despojando así al Cristianismo de la esperanza de la vida de resurrección. 1 Tes. 4:13-5:11.