Close
Log In using Email

    3 – REFORMA Y AVIVAMIENTO

    Aquella mañana Ezequías se levantó bien temprano para encarar debidamente el día trascendental que tenía por delante. Después de permanecer cerrado durante años, el templo sería abierto para celebrar culto al Dios de Israel. Todo estaba preparado, los sacerdotes, los levitas, los príncipes y todo el pueblo con el rey a la cabeza, se dirigieron hacia el santo lugar. El fuego que ardía con ímpetu en el corazón de Ezequías, se contagió por intervención divina a todo el pueblo aquella memorable mañana. 2 Crónicas 29:20-36.