Close
Log In using Email

    JOB NO ATRIBUYÓ A DIOS DESPROPÓSITO ALGUNO

    Todos hemos experimentado lo fácil que resulta adorar a Dios cuando las cosas nos van bien. Pero cuando las circunstancias se vuelven contrarias o difíciles, cuando la vida nos golpea con alguna pérdida irreparable, entonces nuestra fe es probada. Job experimentó una situación extrema en la que hubiera sido fácil y hasta comprensible que su adoración hubiera decaído. Sin embargo, Job se mantuvo íntegro y no atribuyó a Dios despropósito alguno. Job 1:6-12.