Close
Log In using Email

    NO ES VUESTRA LA GUERRA, SINO DE DIOS

    En los capítulos anteriores al que consideramos hoy podemos asistir al fracaso de las alianzas humanas. El rey Josafat cometió un garrafal error al aliarse con el malvado rey Acab. Sin embargo, parece que aprendió la lección porque en el capítulo 20 acude directamente a Dios cuando los reyes del otro lado del Jordán se alían para destruir su reino en Judá. Y es que es de sabios rectificar.2 Crónicas 20:1-30.