Close
Log In using Email

    NO PERFECTOS, SÍ PERDONADOS

    Al llegar a Cristo y alcanzar la salvación por medio de la fe, recibimos una nueva naturaleza creada en Dios y apartada del pecado. Sin embargo, poco tiempo después descubrimos con horror que seguimos pecando y podemos llegar a dudar de nuestra propia conversión. La liberación del pecado es un proceso que se inicia en el momento de la salvación, pero continúa a lo largo de toda nuestra vida y tendrá un final glorioso un día. Mientras ese día llega, vivimos una lucha que a veces nos puede llegar a agotar. Pero Dios sabe muy bien lo que hace. Ro 7:14-25.