Close
Log In using Email

    2 – LA APERTURA Y PURIFICACIÓN DEL TEMPLO

    El joven rey Ezequías se convirtió, contra todo pronóstico, en un poderoso instrumento en las manos de Dios para llevar a cabo una profunda reforma en el reino de Judá. Dios le abrió el entendimiento para que tuviese las cosas bien claras desde el mismo momento en que ascendió al trono. Nos cuenta el pasaje que hoy abordamos, que armado con un santo inconformismo, el primer mes de su primer año de reinado, abrió las puertas del templo que su propio padre, el nefasto rey Acaz había cerrado. Así comenzó una nueva era de reforma y avivamiento. 2 Crónicas 29:3-20.