Escuchar

– Vida en su Nombre 29 –

Aquello que nos resulta irresistiblemente atractivo es lo que moldea nuestra mente y da forma a nuestros afectos. Por eso lo que queremos hoy es admirar una vez más a Jesús, su belleza. Él acaba de entrar en Jerusalén a lomos de un burrito y el pueblo está esperando que lidere una insurrección contra el poder romano y que así establezca el trono de David y reine la paz. Los principales de entre los judíos están acechándole, quieren quitarle de en medio. Jesús les molesta. Pero los designios de Dios son muy distintos de los anhelos de unos y de otros. El plan de Dios es mucho mejor y muy superior a lo que cualquiera podría desear o buscar. Jesús nos sorprende una vez más con su sabiduría, su grandeza y su gloria sin igual. Juan 12:20-33.