UN LUGAR DE ESPERANZA

La Cena del Señor, también conocida como Santa Cena o Nuevo Pacto, no es un rito mecánico que tenemos que repetir cada cierto tiempo. Tampoco se trata de un evento mágico como piensan algunas personas. Es un memorial con un profundísimo significado para aquellos que han experimentado el nuevo nacimiento. Es una celebración gozosa y llena de vida. En nuestro patrimonio intelectual de Occidente, ‘recordar’ significa ‘retraer’: traer a la mente algo que ya no es una realidad presente. Nada podría estar más lejos de la concepción judía. Para un judío, ‘recordar’ significa participar aquí y ahora en ciertos eventos definidos en el pasado y también en el futuro. 1 Corintios 11:24-25, Lucas 22:17-20.

REUNIDOS PARA LO MEJOR

Al igual que la comunidad que se congregaba en Corinto eran de muchas naciones, pueblos y razas; de igual manera hoy nos reunimos de muchos lugares, culturas y países constituyendo un nuevo pueblo. Pero al congregarnos debemos tener claro en todo momento de qué espíritu somos. Podríamos hacerlo con una motivación completamente errónea como lo hacían los corintios a los que el apóstol Pablo escribe su carta. 1 Corintios 11:17-34.

LA LOCURA DE LA PREDICACIÓN

¿En qué cabeza cabe la extraña operación de Dios en lo relativo a nuestra salvación? Dios hizo una obra que para nosotros está en el pasado, pero con ella estaba perfeccionando nuestra salvación antes incluso de que hubiésemos nacido y, por lo tanto, hubiésemos pecado. Y es que los designios de Dios son completamente incomprensibles para la mente humana no regenerada. 1 Corintios 1:18-25.