REGOCIJAOS EN EL SEÑOR SIEMPRE

Toda persona tiene un deseo intenso de ser feliz. El mundo que nos rodea aprovecha esta sed para vendernos sus productos como necesarios para tal fin. Pero, la verdadera necesidad que tenemos como hombres, como mujeres, como creación de Dios, es Dios mismo.

COMO ES DIGNO DEL EVANGELIO

Dios, en su infinita sabiduría y soberanía ha decidido ligar su gloria a nuestra manera de vivir. Por esa razón nuestros actos en el diario vivir son de suma importancia en el avance del Reino de Dios. La Palabra nos llama a vivir como es digno del Evangelio y este llamado tiene una triple dimensión:
1. Estar firmes en la fe.
2. Combatir por el Evangelio.
3. Sufrir por Cristo.
Filipenses 1:27-30

CONTENTAMIENTO

Todos corremos en busca de la felicidad como si pudiéramos controlar los problemas y situaciones difíciles de la vida. En nuestra soberbia creemos que podemos evitarlos, pero la cruda realidad se encarga de destruir esa quimera a cada paso que damos. El apóstol Pablo, sin embargo, nos propone un cambio en nuestra manera de pensar y de actuar que sí cambiaría nuestras vidas de manera radical. Filipenses 4:10-20.

UN LLAMADO A LA UNIDAD 2

Jesús no dijo de sí mismo, aprended de mí a caminar sobre el mar. Tampoco dijo, aprended de mí a sanar enfermos. Nunca lo escuchamos decir, aprended de mí a calmar la tormenta. Ni le oímos decir, aprended de mí a multiplicar la comida. No, Jesús nunca dijo nada semejante. Lo que sí dijo fue, «Aprended de mí, que soy manso y humilde de corazón». Jesucristo es nuestro referente y nos muestra un camino muy superior al que nos enseña el mundo. Filipenses 2:1-11.

UN LLAMADO A LA UNIDAD

«En el mundo tendréis aflicción» – afirmó el Señor. Y esto lo dijo, no solo para prevenirnos, sino para que tuviésemos paz. El mismo apóstol Pablo que escribió a los filipenses, lo hizo estando encarcelado y sufriendo por causa de Cristo. Precisamente eso evidencia que no somos de este mundo. Todo esto es normal y lógico. Lo verdaderamente triste y trágico es cuando las dificultades y los problemas vienen de dentro, de la propia iglesia. Filipenses 1:21-2:11.

SEÑALES DE VIDA, RAZONES PARA CONFIAR

A pesar de estar retenido en una cárcel romana, Pablo escribe esta carta que es, posiblemente, la más entusiasta de todas las que escribió. Pablo se «viene arriba» al acordarse de la iglesia de Filipos, porque está seguro, persuadido de una verdad deslumbrante que inunda su corazón de gozo hasta rebosar. ¿Cuál es esa verdad tan sujestiva? «El que comenzó en vosotros la buena obra, la perfeccionará hasta el día de Jesucristo.»

UNA COSA HAGO

En nuestro mundo actual la gente busca la felicidad, la satisfacción, el propósito, la identidad y corre de acá para allá como un pollo sin cabeza buscando algo que llene su vacío interior. Muchos creen encontrarlo en cada nueva codicia que este mundo nos ofrece solo para descubrir que no se encuentra aquello que tanto se anhela. «Si no sabes a dónde vas, cualquier camino te sirve» le dijo el gato a Alicia en el país de las maravillas. Fil 3:1-14.