VOSOTROS ORARÉIS ASÍ 2

Los discípulos le pidieron a Jesús que les enseñase a orar. Seguramente ellos habían sido testigos de cómo Jesús oraba en público, pero muy posiblemente intuían que en privado Jesús debía orar de forma más intensa y profunda. Él no les dio un complicado curso sobre este asunto, sino que les enseñó un sencillo modelo a seguir con unas pautas claras. Primero debían orar por los asuntos relativos a Dios y a su Reino, después orarían por sus necesidades física y anímicas, sin perder de vista una visión comunitaria. Una vez que estamos bien enfocados en Dios, podemos pedir por nuestras necesidades y las de nuestros hermanos. Continuamos de esta manera analizando el modelo de oración que Jesús nos dejó. Mateo 6:9-13.

VOSOTROS ORARÉIS ASÍ 1

La oración es una práctica habitual en la vida de cualquier hijo de Dios. Jesús nos dejó una oración modelo, que nos sirviera de guía en esta práctica. Entramos a analizar esta oración en la que todo tiene un porqué y un para qué, centrándonos hoy en las dos primeras frases de la misma. Mateo 6:9-13.

ENTRA Y VIVE

El conocido «Sermón del monte» es una extensa disertación acerca de la naturaleza del Reino de Dios. Tras hablar de muchos asuntos y después de establecer los estándares del Reino, Jesús hace una aplicación final: hay dos puertas y dos caminos, y el final de cada uno de ellos es muy distinto. ¿Qué puerta y qué camino elegirás tú? Mateo 7:13-14.

JESÚS EMANUEL

No fue casualidad que al Niño que nació de María lo llamaran Jesús. Un mensajero de parte de Dios le dijo a la madre el nombre que debía tener. También un profeta del Antiguo Testamento anunció que ese Niño, que habría de ser Rey, se llamaría Emmanuel. Tanto un nombre como el otro encierran un significado profundo y esperanzador para el pueblo de Dios. Mateo 1:18-25

A SALVO EN JESÚS

A lo largo de la Historia la iglesia institucionalizada que se había apartado mucho de la enseñanza bíblica, enseñó que el bautismo servía para borrar nuestros pecados. Así se convirtió en un rito cuasi mágico que nada tenía que ver con su auténtico y profundo significado original. Hoy explicamos qué es y cuál es su verdadero sentido. Mateo 3:13-17 y Lucas 23:33-47.

CRISTIANOS DE POCA FE

Jesús sube al monte y comienza a enseñar a la multitud. En un determinado momento de su mensaje llama a los que lo escuchan «hombres de poca fe». ¿Por qué usa Jesús este apelativo? ¿Qué es poca fe? ¿Qué es suficiente fe? ¿Puede un creyente ser cristiano y a la vez tener poca fe? ¿Hasta dónde vivimos la fe que decimos tener? ¿Qué implicaciones prácticas tiene la fe cristiana? Mateo 6:25-34

QUEBRÁNTAME SEÑOR

No conocemos en detalle la vida de aquellos personajes bíblicos que fueron grandemente usados por Dios, pero es un hecho que sí se repite a menudo, que todos ellos/as fueron previamente tratados por Dios. Lo vemos en la vida de Moisés, y en José, también en David y en muchos otros. Hoy fijaremos nuestra mirada en uno de los discípulos de Jesús, del que sí conocemos algunos detalles de su vida y del trato que Dios tuvo con él. Se trata del impulsivo Simón Pedro.

ROCA O ARENA

Hay algunos que profesan ser, que aparentan ser, pero en la práctica, sus vidas demuestran que no son lo que pretenden. Una casa construida sobre la arena puede parecer no solo confortable, sino incluso segura. Pero la diferencia con aquella que está construida sobre la roca es vital y más tarde o más temprano quedará en evidencia. El fundamento, los cimientos, no están a la vista, pero marcan una diferencia abismal entre ambas casas. ¿Cómo podemos estar seguros de que nuestra vida está realmente fundada en la roca y no en la arena? Mt. 7:24-27.

PUREZA Y DISCIPLINA EN LA IGLESIA LOCAL

El asunto de la disciplina en la iglesia es un tema que suele herir algunas susceptibilidades. Pero el punto de vista bíblico arranca de una correcta comprensión del auténtico amor. La disciplina bíblicamente aplicada demuestra en primer lugar un verdadero amor por el hermano/a que está viviendo de manera desordenada. En segundo lugar revela un genuino amor por la iglesia local. Y finalmente, también muestra amor por el mundo. ¿Piensas que esto no es posible? Pues presta atención y abre tu corazón a la Palabra de Dios. Hoy analizamos un pasaje completamente contracultural. Mt 18:15-20.

ORO, INCIENSO Y MIRRA

¿Qué ocurriría si se apagaran las luces de las calles, no hubiera ningún tipo de regalo, desaparecieran nuestros seres queridos o dejaran de escucharse las canciones? ¿Seguiría siendo una Feliz Navidad? Cristo es suficiente para que nos gocemos. Los sabios de Oriente lo entendieron y emprendieron un largo viaje para adorar al Niño que habría de ser Rey, Sacerdote y Salvador de su pueblo. Mt. 2:10-11