EL GEMIDO DEL ESPÍRITU

¿Te sientes débil a la hora de orar? ¿Es eso normal, bueno o malo? Jesús habló de la oración como algo habitual en nuestras vidas, es decir, lo dio por sentado como la cosa más natural en cualquier hijo/a de Dios. De hecho, los Evangelios dan testimonio de cómo Jesús oraba frecuentemente y cómo apartaba tiempos especiales para una oración más profunda y especial. Los discípulos sintieron que no sabían orar y le pidieron a Jesús que les enseñase a hacerlo. Todos sentimos que no damos la talla a la hora de la oración. Romanos 8:26-28.

EL GEMIDO DEL CREYENTE

La esperanza cristiana es un concepto muy distinto a lo que habitualmente se entiende como esperanza. Normalmente entendemos por esperanza algo que podría ocurrir en un futuro, o no ocurrir nunca. En cambio la esperanza cristiana es equivalente a certeza y seguridad. No se trata por tanto de un mero anhelo o deseo, sino de una certidumbre firme y estable. Porque no está basada en algo que nosotros podamos hacer o alcanzar, sino que está basada en las promesas de Dios, en su Palabra, que es inmutable. Dios lo ha dicho, y Él no puede negarse a sí mismo. Por eso, la gloria venidera que en nosotros ha de manifestarse, no es comparable con las tribulaciones del momento presente. Romanos 8:18-27.

LOTERÍA DE NAVIDAD

Millones de personas esperan con auténtica expectación al día 22 de diciembre cuando se celebra el sorteo extraordinario de la lotería de Navidad. Sin embargo, los cristianos sabemos y hemos experimentado que somos los más agraciados de todos aunque no hayamos comprado ni un solo número de ese sorteo. Nosotros sí que hemos sido agraciados con el mayor premio que pueda recibirse. Un Premio que además ninguno merecemos en absoluto. Romanos 1:1-7, 16-17.

EL GEMIDO DE LA CREACIÓN

El apóstol Pablo nos habla en el pasaje de hoy acerca de la esperanza que alberga la Creación entera. Se nos presenta a la Creación como si fuera una persona que tiene deseos y anhelos, de manera que gime con dolores como de parto hasta el día en el que Jesucristo haga nuevas todas las cosas. Nosotros también gemimos con ella y decimos con ardiente y renovado deseo «Ven, Señor Jesús». Romanos 8:18-22.

DELANTE DE DIOS

El rechazo al Dios Creador que se produce en el corazón pecador nos conduce irremisiblemente a la impiedad y ésta nos lleva a la injusticia. Por eso no es de extrañar la corrupción que impera hoy día en la mayor parte de las sociedades, que en su inmensa mayoría le han dado la espalda a Dios. El apóstol Pablo lo vio muy claramente ya en el siglo I de nuestra era. Y es que el corazón humano sigue teniendo hoy las mismas carencias y necesidades que hace dos mil años. Romanos 1:18-32.

LA EXPIACIÓN PARTICULAR

Vale la pena definir y defender la doctrina de la expiación particular porque llega al corazón mismo del Evangelio. ¿Cristo murió para que los pecadores vinieran a Él o Cristo murió por los pecadores? La obra de Cristo en la cruz, ¿hizo posible que los pecadores vinieran a Dios? ¿O la obra de Cristo en la cruz en efecto reconcilió a los pecadores con Dios? ¿La muerte de Jesucristo hace que nuestra salvación sea posible, o en realidad nos salva? Romanos 8:28-32.

MUERTO Y RESUCITADO

En el pasaje que hoy meditamos, al final del capítulo 4 de la epístola a los Romanos, Pablo nos dice literalmente que Jesucristo fue «entregado por nuestras transgresiones y resucitado para nuestra justificación». ¿Qué implicaciones tienen para nuestra fe estas dos afirmaciones del apóstol de los gentiles? Romanos 4:22-25.

LA JUSTICIA DE DIOS

Uno de los atributos propios de Dios es la justicia. Desgraciadamente nosotros solo conocemos una justicia muy parcial, que es la que vemos a nuestro alrededor. La defectuosa justicia humana dista muchísimo de la perfecta justicia divina. Precisamente esa carencia nos hace anhelar una verdadera justicia. Sin embargo, es precisamente la justicia de Dios la que nos condena por nuestro pecado que nos separa de Él. Pero Dios ideó un plan para seguir siendo perfectamente justo y a la vez poder salvarnos de nuestra justa condenación. Nos adentramos hoy en una de las doctrinas más liberadoras del Cristianismo. Romanos 3:21-28.

SOLAMENTE POR GRACIA

Partiendo de Romanos 3:24, el pastor Óscar Arocha nos hace un recorrido por el pensamiento de Pablo cuando habla de la gracia de Dios, pasando por varios textos de esta epístola del apóstol de Tarso. Una doctrina bíblica fundamental para entender el verdadero Evangelio de Jesucristo. Una verdad liberadora que no siempre se entiende en su debida belleza y profundidad.

EL SIGNIFICADO DEL BAUTISMO

El bautismo es una de las dos únicas ordenanzas que instituyó el Señor Jesucristo. Una comprensión correcta del mismo es necesaria para no caer en errores doctrinales muy habituales en el pasado de la Iglesia Cristiana. Al analizar este mandamiento, entraremos en una de las doctrinas bíblicas más gloriosas del Evangelio. Al entenderla y asumirla podremos descansar bien seguros y tranquilos. Ro 6:3-5; Gn 3:24; Ap 22:1-2.