9 – LAS SIETE TROMPETAS I

Vamos a adentrarnos en la sección más complicada del libro de Apocalipsis por la gran cantidad de símbolos que aparecen en los capítulos 8 al 11. Hoy analizamos dos de ellos: el incienso y la vara de dar azotes. Las trompetas han comenzado a sonar y nos advierten de un peligro inminente. Quien oiga el sonido de la trompeta, debe ponerse a salvo. Apocalipsis 8 y 9.

8 – LA SALVACIÓN ES DE JEHOVÁ

Abordamos los capítulos seis y siete de Apocalipsis viendo al Cordero desatando los seis primeros sellos del libro. En ellos se encuentra recogida la historia desde la primera venida deCristo hasta su segunda venida. También descubrimos quiénes son los famosos cuatro jinetes. Apocalipsis 6 y 7.

7 – EL TRONO, EL LIBRO Y EL CORDERO

En esta parte de la narración de Apocalipsis cambia por completo el escenario. Juan es trasladado en visión hasta la gloria. Lo que ve allí es difícil de explicar y definir. ¿Cómo describir la gloria de Dios que es completamente distinta a todo lo que hayamos podido conocer? Tres cosas centran su interés: el trono de Dios, un libro que contiene todo el plan divino y un cordero inmolado. Apocalipsis 4:1-5:14.

6 – SÉ FIEL AUNQUE TE CUESTE LA VIDA

Los dos pasajes que hoy analizamos, las cartas a Esmirna y Filadelfia, son parecidos en el sentido de que Jesús no les reprende por nada. Son dos compañías de personas fieles, humanamente pobres y débiles, pero poderosos en el Señor. Dios quiera que nuestras iglesias estén llenas de estos «pobres y débiles» que han recibido el poder de Dios. Apocalipsis 2:8-11; 3:7-13.

5 – ABRE LA PUERTA

En todos los mensajes a las iglesias Jesús tiene algo que alabar en ellas, aunque sea solo en algunos de sus miembros. En cambio, no tiene nada bueno de decir de Laodicea. Aquellos que se creen ricos y autosuficientes son los que reciben la reprensión más fuerte del Señor. Sin embargo, Jesús los llama al arrepentimiento y a venir a Él por pura gracia. La misericordia de Dios parece no tener límite. Apocalipsis 3:14-22.

4 – VUELVE AL PRIMER AMOR

Todos recordamos con entrañable añoranza aquel primer tiempo cuando conocimos al Señor y pudimos sentir por primera vez nuestros pecados perdonados. El amor y la gratitud llenaban nuestra existencia de un gozo y una satisfacción rebosantes que se reflejaban no solo en nuestros actos y palabras, sino incluso en el brillo de nuestros ojos. Jesús le dice a su Iglesia: «Vuelve a aquel primer amor». Apocalipsis 2:1-7.

3 – ¡DESPIERTA!

Muy posiblemente el mensaje a la iglesia de Sardis sea el más duro de los siete que aparecen en Apocalipsis. Jesús reprende severamente a su iglesia, sin embargo, el aviso encierra unas palabras de esperanza: «arrepiéntete, acuérdate y obedece». Y es que el verdadero amor busca el bien final del amado, aunque este implique una palabra dura de amonestación. Apocalipsis 3:1-6.

2 – UN LLAMADO A LA INTOLERANCIA

Tras alabar las virtudes de las iglesias de Tiatira y Pérgamo, Jesús les recrimina aquello que es incorrecto. El amor que el Señor siente por su Iglesia demanda que la reprenda por aquello que está haciendo mal. La finalidad es clara: Dios quiere lo mejor para su pueblo y no tolera que éste viva en la indolencia. Hay cosas que Dios no tolera y nos pide que nosotros tampoco las toleremos en nuestro medio.

1 – EL CRISTO GLORIOSO ENTRE NOSOTROS

Comenzamos hoy una nueva serie de predicaciones basada en el libro de Apocalipsis. Y empezamos por el principio, como debe ser, con una visión clara de quién es el Cristo de la gloria. El apóstol Juan le vio y dejó recogido en el primer capítulo de este libro esa impresionante y sobrecogedora visión.