VOSOTROS ORARÉIS ASÍ 2

Los discípulos le pidieron a Jesús que les enseñase a orar. Seguramente ellos habían sido testigos de cómo Jesús oraba en público, pero muy posiblemente intuían que en privado Jesús debía orar de forma más intensa y profunda. Él no les dio un complicado curso sobre este asunto, sino que les enseñó un sencillo modelo a seguir con unas pautas claras. Primero debían orar por los asuntos relativos a Dios y a su Reino, después orarían por sus necesidades física y anímicas, sin perder de vista una visión comunitaria. Una vez que estamos bien enfocados en Dios, podemos pedir por nuestras necesidades y las de nuestros hermanos. Continuamos de esta manera analizando el modelo de oración que Jesús nos dejó. Mateo 6:9-13.

VOSOTROS ORARÉIS ASÍ 1

La oración es una práctica habitual en la vida de cualquier hijo de Dios. Jesús nos dejó una oración modelo, que nos sirviera de guía en esta práctica. Entramos a analizar esta oración en la que todo tiene un porqué y un para qué, centrándonos hoy en las dos primeras frases de la misma. Mateo 6:9-13.

EL ESPÍRITU Y LA ESPOSA DICEN: ¡VEN!

La Escritura da un testimonio amplísimo y contundente sobre la veracidad de la segunda venida de Cristo a la tierra. Se nos anunció que Dios mismo vendría en la forma de un niño, y así fue. Se nos anunció que moriría entre malhechores, y así fue. Se nos anunció que al tercer día se levantaría de la muerte, y así fue. Sin ninguna duda, esta otra profecía también se cumplirá fielmente en su momento oportuno. Este hecho será a la vez un día de gran júbilo y de una felicidad inquebrantable y desbordante para unos. Pero para otros será un día terrible lleno de horror y sufrimientos sin fin. Mientras ese día llega, tanto la Iglesia como el Espíritu dicen incansablemente: ¡Ven! Apocalipsis 22:17-20.

ESFUÉRZATE Y SÉ VALIENTE

La gracia es un concepto bendito de la Palabra de Dios que, sin embargo, es necesario comprender de manera correcta. El apóstol Pablo le dice a su discípulo Timoteo unas palabras que parecen una contradicción: «esfuérzate en la gracia» (2 Ti 2:1). Hoy hablamos de un hombre que comprendió esta aparente contradicción y la encarnó en su propia vida guiando así al pueblo de Dios a una gran victoria. ¿Qué es entonces esforzarse en la gracia si esta es un don que recibimos de forma inmerecida de parte de Dios? ¿En qué hemos de esforzarnos y ser valientes? Josué 1:1-9.

REGOCIJAOS EN EL SEÑOR SIEMPRE

Toda persona tiene un deseo intenso de ser feliz. El mundo que nos rodea aprovecha esta sed para vendernos sus productos como necesarios para tal fin. Pero, la verdadera necesidad que tenemos como hombres, como mujeres, como creación de Dios, es Dios mismo.

UNA FE PROBADA

Estamos viviendo un tiempo muy especial, un momento crítico que no puede dejarnos a ninguno indiferentes. Dios está sacudiendo al mundo que le ha dado la espalda, que le ha provocado con su actitud rebelde y/o indiferente hacia Él. El Señor está quebrantando nuestra arrogancia al mostrarnos nuestra fragilidad. Esta pandemia es un grito de Dios a las personas de toda raza, de toda lengua, de toda cultura y nación para que se vuelvan a Él, quien es amplio en perdonar. Pero esta sacudida, no va dirigida solo al mundo que está separado de Dios, también va dirigida a la Iglesia, al pueblo de Dios. Haríamos bien en estar atentos a la voz divina en este tiempo de confinamiento. El Señor quiere tratar con cada uno de nosotros. Santiago 1:2-3.

EVIDENCIAS DE UNA VIDA LLENA DEL ESPÍRITU SANTO

«Una alabanza desprovista de emoción es incompleta.» Esta es una afirmación valiente y arriesgada, pero tiene su debida explicación en el mensaje de hoy. La vida llena del Espíritu tiene indefectiblemente unas evidencias que la acompañan de manera natural. De esta manera, una vida cristiana desprovista de una genuina alabanza es una contradicción. Fue Jesús mismo quien afirmó que el árbol se conoce por su fruto. La alabanza es inherente a la vida llena del Espíritu. Efesios 5:18-20.

DEJAOS LLENAR

La vida cristiana solo puede vivirse en el Espíritu. Pablo hace un contraste en el pasaje que hoy consideramos entre la vida en la carne y la vida en el Espíritu. Hay un llamado negativo en cuanto a lo que no debemos hacer. Pero lo que enfatiza el texto es el llamado positivo que viene a continuación del anterior. Es un llamado a ser llenos del Espíritu Santo. Pero, ¿qué es ser lleno del Espíritu Santo? ¿Se trata acaso de alguna experiencia de tipo místico? ¿Cómo se hace esto de ser llenos del Espíritu? Efesios 5:15-21.

VIGILA, SÉ SABIO

La Palabra nos llama a vivir de manera sabia aprovechando bien las oportunidades que Dios, en su providencia, nos ofrece a cada momento. Pero ¿dónde está la fuente de la auténtica sabiduría? ¿En qué consiste el vivir de manera sabia? Efesios 5:15-21.

GRACIA EFICAZ

¿Qué es la gracia eficaz que se materializa en el llamado de Dios? Cuando Dios llama a alguien, ¿esa persona puede negarse a ir? El mismo Señor Jesucristo afirma: “Todo lo que el Padre me da, vendrá a mí; y al que a mí viene, no le echo fuera”. También el apóstol Pablo dijo que el llamamiento de Dios es irrevocable. Y es que en el nuevo nacimiento, nuestra participación es la misma que la que tuvimos en nuestro nacimiento natural: ninguna. Efesios 2:1-10.