POR LA RESURRECCIÓN DE JESUCRISTO

El apóstol Pedro dirige su carta a los cristianos que se encuentran dispersos por varios lugares del Imperio Romano. A los que viven como extranjeros y peregrinos por causa de la persecución. Y Pedro en seguida comienza a hablarles de la resurrección corporal de Jesús. Y es que este hecho histórico es la piedra angular del Cristianismo. La resurrección evidencia que el Padre había aceptado la ofrenda vicaria de Cristo. La resurrección es el «Amén» del Padre al «Consumado es» del Hijo. 1 Pe. 1:3-9.

50 – EL JUICIO DE JESÚS Y LA LIBERTAD DE BARRABÁS

Es fácil experimentar un cúmulo de sentimientos al adentrarnos en las últimas horas de Jesús antes de su ejecución. El dolor, la frustración y la impotencia ante de flagrante injusticia que sufrió Jesús, se mezclan en nosotros con la gratitud, la admiración, la devoción y la adoración que brotan de un corazón que se sabe amado y perdonado hasta tal punto. Es imposible quedarse impasible ante la obra consumada del amor de Jesús por su pueblo. Jamás en la historia de la humanidad hubo un juicio tan escandalosamente injusto, y que sin embargo, a la vez, haya traído tanto consuelo, descanso y gozo para todo verdadero hijo de Dios. Mr 14:53-15:20.

UNA COSA HAGO

En nuestro mundo actual la gente busca la felicidad, la satisfacción, el propósito, la identidad y corre de acá para allá como un pollo sin cabeza buscando algo que llene su vacío interior. Muchos creen encontrarlo en cada nueva codicia que este mundo nos ofrece solo para descubrir que no se encuentra aquello que tanto se anhela. «Si no sabes a dónde vas, cualquier camino te sirve» le dijo el gato a Alicia en el país de las maravillas. Fil 3:1-14.

34 – DEJAD A LOS NIÑOS VENIR A MÍ

Los tiempos que nos han tocado vivir son difíciles, como siempre lo han sido para la fe cristiana. La moral está siendo atacada de forma agresiva de tal manera que ya comienza a verse como bueno, lo que siempre habíamos creído ser malo, y viceversa. Ante este ataque no deberíamos permanecer impasibles, en especial en lo relativo a la educación de nuestros niños y jóvenes. Marcos 10:13-16.

DE TODO TU CORAZÓN, ALMA Y FUERZAS

La propia Palabra de Dios da testimonio de que nunca hubo un rey como Josías, que se convirtiera a Dios de todo su corazón. Un hombre que había nacido en una época de gran apostasía. Tanto su abuelo Manasés, como su padre Amón vivieron en la idolatría y rebelión contra Jehová. Después de una larga época viviendo en la oscuridad, Dios levantó un ardiente deseo en Josías para traer de nuevo al pueblo a la adoración al único y verdadero Dios (2 Reyes 23:25).

NO ESTIMO MI VIDA PRECIOSA PARA MÍ

A pesar de que Saulo de Tarso era un enemigo encarnizado de Jesús y de sus discípulos, Jesús le sale al encuentro y le muestra su inmensa gracia y misericordia. El Dios perseguido sale a perseguir a su perseguidor y lo alcanza cerca de Damasco. Allí, en lugar de darle un golpe mortal, le muestra su amor y lo llama para que sea su heraldo escogido. Hechos 20:24.