EN EL PRINCIPIO 13 – EL VENGADOR DE LA SANGRE Y EL ABORTO

La vida humana es sagrada, según revela Dios mismo en su santa Palabra. El sexto mandamiento del Decálogo que Dios le entregó a Moisés así lo atestigua. Pero mucho antes ya Dios había sentenciado la inviolabilidad de la vida humana en el pacto que hizo con Noé después del Diluvio. Sin embargo, hoy hay un grito que se eleva desde el suelo hasta el cielo. La sangre de millones de inocentes clama por justicia. Génesis 4:8-12.

EN EL PRINCIPIO 12 – EL PECADO ESTÁ ACECHANDO

Cada persona en la Tierra anhela alcanzar gloria, honra e inmortalidad, y ese es un deseo sano e innato en todo ser humano. Pero la humanidad ha intentado alcanzarlos de la manera equivocada una y otra vez, siendo así incapaz de llegar a estas bendiciones que nos proporcionarían la dicha y el significado que todos deseamos. La Biblia nos enseña que tenemos un enemigo tenaz que nos espera agazapado en cada esquina esperando a atacarnos y así frustrar todos nuestros intentos de alcanzar la felicidad que anhelamos. Génesis 4:1-12.

EN EL PRINCIPIO 11 – LA ENVIDIA Y EL EVANGELIO

Después de la caída de Adán y Eva, la Palabra nos cuenta el primer fruto amargo producido por esa caída. La ofrenda que Caín trajo a Dios no fue aceptada con agrado y esto reveló lo que había en el corazón de Caín. ¿Dónde está el origen del pecado de Caín que causó que su ofrenda no fuese bien recibida? Es importante, fundamental ir a la raíz de los problemas, porque si solo tratamos los síntomas, nunca acabaremos con con la fuente que los provoca. En cambio, Abel trajo su ofrenda a Dios en obediencia y en fe. Y es que Dios no recibe cualquier clase de culto. Génesis 4:1-7.

EN EL PRINCIPIO 10 – LA CAÍDA 3

Nuestros primeros padres decidieron coser hojas de higuera para intentar tapar su desnudez. En lugar de confesar su pecado, prefirieron cubrir la miseria de su alma con inútiles harapos que solo les cubrían de vanagloria. De esta triste manera la culpa y la vergüenza dieron paso a la discordia culpándose unos a otros. Pero la justa indignación de Dios demandaba una compensación. En nuestro pasaje de hoy vemos la gloria de dos atributos de Dios que se complementan y no se contradicen en absoluto; su misericordia compasiva y su implacable severidad. Génesis 3:8-24.

EN EL PRINCIPIO 9 – LA CAÍDA 2

La tragedia que ha significado la caída de nuestros primeros padres en Edén no es fácilmente comprendida en nuestros días. Las desastrosas implicaciones que este evento han tenido para la raza humana alcanzan a todo nuestro ser. El cuerpo, el alma, las relaciones, la psique, todo ha sido deformado y trastocado dejándonos en una lamentable situación que es bien patente al contemplar el mundo. Pero hay un Camino para revertir todo este desastre. Génesis 3:1-12.

EN EL PRINCIPIO 8 – LA CAÍDA 1

Entramos hoy a analizar el pasaje más triste de toda la Biblia. El momento en el que nuestros primeros padres desobedecieron a Dios, trayendo con ello la ruina, no solo de sus vidas, sino también de la vida de todos sus descendientes. Vemos cómo Adán y Eva deciden ser autónomos, es decir, que ellos mismos sean ley para sí mismos. Contrariamente a lo que postula la teología liberal, no estamos ante un pasaje mitológico, sino que el relato de Génesis 3 debe tomarse como lo que realmente es, un relato histórico. Génesis 3: 1-10.

UN LUGAR DE ESPERANZA

La Cena del Señor, también conocida como Santa Cena o Nuevo Pacto, no es un rito mecánico que tenemos que repetir cada cierto tiempo. Tampoco se trata de un evento mágico como piensan algunas personas. Es un memorial con un profundísimo significado para aquellos que han experimentado el nuevo nacimiento. Es una celebración gozosa y llena de vida. En nuestro patrimonio intelectual de Occidente, ‘recordar’ significa ‘retraer’: traer a la mente algo que ya no es una realidad presente. Nada podría estar más lejos de la concepción judía. Para un judío, ‘recordar’ significa participar aquí y ahora en ciertos eventos definidos en el pasado y también en el futuro. 1 Corintios 11:24-25, Lucas 22:17-20.

EN EL PRINCIPIO 7 – PILARES DEL MATRIMONIO 2

El matrimonio, contrariamente a lo que se nos quiere hacer creer hoy en día, no es una convención social, ni mucho menos un simple contrato entre dos particulares. Tampoco es un constructo social del heteropatriarcado, ni un invento del cristianismo. Todas esas ideas son falsas para cualquiera que conozca mínimamente la historia de la humanidad. El matrimonio fue instituido por Dios mismo mucho antes de que apareciera el cristianismo, o el judaísmo. Aparece con la aparición del ser humano sobre la tierra y su esencia es mucho más real y mucho más profunda de lo que la «cultura» actual nos quiere hacer creer. Génesis 2:22-25.

EN EL PRINCIPIO 6 – PILARES DEL MATRIMONIO 1

Seguimos en esta serie de mensajes basados en el libro de Génesis con el estudio de lo que la Palabra de Dios llama «matrimonio». En un mundo que cambia vertiginosamente, los valores que sustentaron a la humanidad durante milenios están siendo sustituidos por ideas que pretenden conducirnos hacia una mayor libertad y felicidad. Sin embargo, ¿qué nos enseña la Palabra de Dios sobre esta institución milenaria que es muy anterior al Cristianismo o al Judaísmo? ¿Cuál es la esencia de lo que la Biblia llama matrimonio? Génesis 2:22-25.

EN EL PRINCIPIO 5 – LA ESENCIA DE LA MASCULINIDAD Y LA FEMINIDAD

En una generación relativista, subjetivista y postmoderna, necesitamos como cristianos estar firmes en tres convicciones. Uno- Que la Verdad existe y puede ser conocida. Dos- Que solo el Creador tiene derecho a definir la realidad y establecer la naturaleza y el propósito de todas las cosas. Tres- Que la Biblia es la Palabra escrita de Dios y tiene autoridad suficiente sobre nuestras mentes y sobre nuestros afectos. Con esto bien presente, podemos abordar el tema de hoy. Génesis 1:26-27; 2:7-8, 15-25.