ESFUÉRZATE Y SÉ VALIENTE

La gracia es un concepto bendito de la Palabra de Dios que, sin embargo, es necesario comprender de manera correcta. El apóstol Pablo le dice a su discípulo Timoteo unas palabras que parecen una contradicción: «esfuérzate en la gracia» (2 Ti 2:1). Hoy hablamos de un hombre que comprendió esta aparente contradicción y la encarnó en su propia vida guiando así al pueblo de Dios a una gran victoria. ¿Qué es entonces esforzarse en la gracia si esta es un don que recibimos de forma inmerecida de parte de Dios? ¿En qué hemos de esforzarnos y ser valientes? Josué 1:1-9.

UNA FE PROBADA

Estamos viviendo un tiempo muy especial, un momento crítico que no puede dejarnos a ninguno indiferentes. Dios está sacudiendo al mundo que le ha dado la espalda, que le ha provocado con su actitud rebelde y/o indiferente hacia Él. El Señor está quebrantando nuestra arrogancia al mostrarnos nuestra fragilidad. Esta pandemia es un grito de Dios a las personas de toda raza, de toda lengua, de toda cultura y nación para que se vuelvan a Él, quien es amplio en perdonar. Pero esta sacudida, no va dirigida solo al mundo que está separado de Dios, también va dirigida a la Iglesia, al pueblo de Dios. Haríamos bien en estar atentos a la voz divina en este tiempo de confinamiento. El Señor quiere tratar con cada uno de nosotros. Santiago 1:2-3.

LOTERÍA DE NAVIDAD

Millones de personas esperan con auténtica expectación al día 22 de diciembre cuando se celebra el sorteo extraordinario de la lotería de Navidad. Sin embargo, los cristianos sabemos y hemos experimentado que somos los más agraciados de todos aunque no hayamos comprado ni un solo número de ese sorteo. Nosotros sí que hemos sido agraciados con el mayor premio que pueda recibirse. Un Premio que además ninguno merecemos en absoluto. Romanos 1:1-7, 16-17.

NO A NOSOTROS

Los planes y los propósitos concretos de Dios en cada momento se escapan por completo a nuestro conocimiento y a nuestra comprensión. Siempre, en todos los casos son mejores y mayores de lo que nosotros podemos siquiera imaginar. El cojo de nuestro relato de hoy saltó como una gacela y alabó con júbilo exultante a Dios, cumpliendo así una vez más las profecías que dieron los profetas. Pero la sanidad de este pobre hombre no fue el portento más grande que Dios iba a hacer ese día. Hechos 3:12-16.

GRACIA, GRATITUD, CULTO

Dice un conocido refrán español que «es de bien nacidos el ser agradecidos». Hoy nos detenemos a considerar qué es la verdadera gratitud. Esta no tiene nada que ver con un acto puntual, sino que más bien refleja una actitud del corazón. Un reflejo interno que no puede ser fabricado por una manipulación psicológica, pues se trata de una experiencia interna pero muy real y auténtica. Hebreos 12:28-29.

ACERQUÉMONOS

Alrededor de la Mesa del Señor celebramos un hecho pasado, presente y futuro. Una obra que fue hecha completa y perfecta en el pasado, pero que está siendo aplicada a nuestras vidas hoy en el presente y que tendrá repercusiones duraderas y eternas en el futuro. Jesús es el auténtico y definitivo sacerdote que ofreció un único y suficiente sacrificio por nuestra redención. Y ahora Él está sentado en el trono como Rey Sacerdote y sigue actuando en favor de su pueblo. ¿Qué dios como nuestro Dios que hace posible lo imposible? Hebreos 10:11-25

LA PRUEBA DE LA FE 3

Llegamos al tercer y último mensaje de esta miniserie sobre la vida del patriarca Job. Un hombre que fue probado y aprobado por Dios. En un mundo que está bajo el maligno, Dios siempre se reserva un remanente, un pueblo que le ama y le sirve a pesar de las circunstancias adversas. Gente sostenida únicamente por la gracia eficaz de Dios. Job 38.

CUÁN PRECIOSA ES TU MISERICORDIA

En este salmo encontramos un contraste entre la vida de los impíos y la de los justos, aquellos que han sido justificados por la gracia de Dios. Dios derrama abundantemente su gracia común sobre todos, justos e injustos, buenos y malos. Pero hay una gracia especial para el pueblo de Dios. Aquí podemos apreciar la gran misericordia del Señor. Salmo 36.