EN EL PRINCIPIO 17 – FE VERDADERA

¿Es necesario tener una gran fe? Jesús dijo que con una fe del tamaño de un grano de mostaza sería suficiente para mover los montes. ¿Es tu fe de esa clase de fe que vence al mundo? Porque podemos tener una gran fe, pero si el objeto de nuestra fe no es el correcto, esa fe no tendrá ningún efecto en cuanto al Reino de Dios y en cuanto a nuestro destino eterno. Noé demostró tener la fe auténtica y lo sabemos por los resultados de la misma. La auténtica fe siempre nos conduce a la obediencia a Dios y produce fruto para su gloria. La verdadera fe siempre nos pone en movimiento hacia la voluntad de Dios. Examinemos, pues hoy nuestra fe. Génesis 6:11-7:24.