BRILLANDO EN LA NOCHE DEL MUNDO 10 | UNA ORACIÓN EFICAZ 1

Daniel comienza este capítulo expresando una sentida oración a Dios solidarizándose con el pecado del pueblo. Lo hace trayendo a la memoria la Palabra de Dios que había sido proclamada por el profeta Jeremías. Vemos así a Daniel escudriñando, bebiendo, asimilando y haciendo suya la Palabra recibida y recordando las promesas y los mandatos del Señor. Daniel intercede por el pueblo que está siendo disciplinado en Babilonia en cumplimiento de esa profecía, porque Dios es fiel y cumple lo que promete. Analizaremos esta entrañable oración que llega hasta el mismo rostro del Señor. Así descubriremos las características que tiene una oración eficaz. Daniel 9:1-23.

BRILLANDO EN LA NOCHE DEL MUNDO 7 | UN ESPÍRITU SUPERIOR

El Imperio Medo-Persa ha conquistado Babilonia y el anciano Daniel enfrenta sus últimos días. El Enemigo instiga y guía a los envidiosos que anhelan la posición privilegiada de Daniel en la corte real. Traman un plan para destruir a Daniel, pero Dios interviene de manera prodigiosa en su vida librándolo de ellos. Finalmente, el propio rey Ciro reconoce la grandeza y la superioridad del Dios de Daniel sobre los demás dioses paganos. En un mundo dominado por los mediocres, los avariciosos y los pigmeos morales, Daniel resplandece con una luz y una serenidad que demuestran que ha estado en la presencia del Dios único y verdadero. Nosotros también somos llamados y retados a salir de la mediocridad y de la corrupción moral que inunda esta Babilonia en la que ahora vivimos. Daniel 6:1-28.

CONSTANTES EN LA ORACIÓN

Si tú oras con la idea de poner un tic en un requisito que tienes que cumplir para ser cristiano, entonces tienes que revisar muy seriamente tu práctica de la misma. La oración es una acción sincera y voluntaria de comunicación con Dios. La cual, expresamos con nuestras propias palabras buscando el favor de Dios y su presencia. La verdadera oración que le agrada a Dios es la que se hace con reverencia (Lc 11:2), con un corazón contrito y humillado que busca hallarlo de verdad (Jr 29:13). Así la oración es mucho más que hacer una lista de peticiones, en un sentido bíblico, la oración es más la búsqueda de Dios mismo, de su presencia, de su comunión, de su intimidad. Romanos 12:12.

LA ORACIÓN MÁS SUBLIME 6

Seguimos hoy estudiando la tercera petición que realiza Jesús en su oración sacerdotal, la relacionada con la unidad de su Iglesia. En el mensaje anterior entramos a considerar cinco aspectos de esta unidad: su naturaleza, el motor de la misma, su extensión, el fundamento que la sustenta y su manifestación. Hoy veremos tres aspectos más de la misma, a saber, su desarrollo, su propósito y su permanencia. Además también analizamos qué tres pecados son los que atentan más frontalmente contra la unidad que debemos guardar y proteger. Juan 17:20-23.

LA ORACIÓN MÁS SUBLIME 5

Continuamos analizando la oración de Jesús en Getsemaní y nos adentramos hoy en su tercera petición – que sean uno -. Estudiaremos ocho aspectos de esta petición, pero hoy solo veremos los cinco primeros. ¿Cuál es la naturaleza de la unidad que Jesús solicita? ¿Cuál es el motor que la impulsa? ¿Qué extensión abarca esa unidad? ¿Cuál es el fundamento sobre la que se sustenta? ¿Qué manifestación podemos observar en esa unidad solicitada por el Hijo al Padre en esta oración sacerdotal? Las respuestas a estas preguntas tienen poderosas implicaciones para nuestra fe y nuestra vivencia diarias. Juan 17:20-23.

LA ORACIÓN MÁS SUBLIME 4

Jesús continúa su oración al Padre en favor de sus discípulos pidiendo que Él los guarde del mal y del maligno. Efectivamente se acercaba la hora de su muerte y los discípulos iban a ser zarandeados como el trigo. Todos vivimos momentos en los que nuestra fe es probada y hasta el atrevido Pedro tuvo que sufrir en carne propia el dolor de haber negado a Jesús en el momento más crítico. Por eso este nos advierte en su primera carta que «vuestro adversario el diablo, como león rugiente, anda alrededor buscando a quien devorar». Pero Jesús ora que el Padre los guarde en su Nombre. Juan 17:9-15.

NO IGNORAMOS SUS MAQUINACIONES

Cada hijo de Dios sabe que cuando decide vivir en obediencia a la Palabra comienza una batalla. Así fue la experiencia que vivió el pueblo de Dios cuando regresaron del cautiverio en Babilonia. Jerusalén estaba destruida, el templo derribado y las murallas demolidas. Tenían una obra ingente por delante y en el preciso instante en que comenzaron a reconstruir la muralla, el enemigo comenzó su estrategia para hacerlos desistir de su obra. Hoy veremos cuatro métodos que el enemigo de nuestras almas usa para destruir nuestra fe, pero nosotros no ignoramos sus maquinaciones. Nehemías 2, 4 y 6.

LA ORACIÓN MÁS SUBLIME 2

Hoy nos centramos en el objeto de la oración de Jesús cuando dijo «ruego por ellos». ¿Quiénes son estos ellos que Jesús contrapone claramente con el resto del mundo? Aquellos que el Padre escogió desde antes de la fundación del mundo para entregarlos a su Hijo. Jesús oró con voz audible para que los discípulos pudieran oírle y así estar preparados para los acontecimientos que estaban por venir. Estos «ellos» serán una señal al mundo, como un rastro, una huella, un indicio que testifica al mundo glorificando así al Padre. Juan 17:1-26.

LA ORACIÓN MÁS SUBLIME 1

Jesús acaba de tomar su última cena, la cena pascual, con sus discípulos. Tras la comida se dirige con ellos a un lugar para orar por sí mismo, por ellos y por nosotros. Al comenzar su oración, nos dice Juan en su Evangelio, Jesús levanta la vista al cielo. Con ello el cuerpo se alinea con su alma, que está también levantada hacia el Padre celestial. Y es que en la oración, todo es importante, pero especialmente la actitud del corazón. En esta primera parte de la oración que hoy analizamos, Jesús presenta un informe de su obra y a continuación presenta un ruego al Padre. Juan 17:1-6.

VOSOTROS ORARÉIS ASÍ 3

Continuamos con el estudio de la «oración del Señor» y hoy lo terminamos con las últimas peticiones, la solicitud de perdón y el ser librados de la tentación. Dos aspectos estos de nuestra diaria lucha espiritual contra el pecado que nos asedia y nuestro enemigo que busca destruirnos. ¿Qué elementos debe incluir un auténtico arrepentimiento? Lo descubriremos hoy en este mensaje. Además nos adentramos en el concepto bíblico de tentación. Mateo 6:9-13.