UN GRAN PERDÓN, UN GRAN AMOR

Lucas nos relata un hecho importante en la vida de Jesús que dio paso a una enseñanza profunda y básica en el Reino de Dios. Jesús es invitado a comer en casa de un fariseo y la historia se centra en dos personas como protagonistas. Por un lado está el propio fariseo anfitrión que recibe a Jesús en su casa. Por otro aparece una mujer «pecadora», un eufemismo con el que se solía denominar a las prostitutas. La actitud de ambas personas hacia Jesús es completamente distinta. En el transcurso de la comida Jesús cuenta una de sus conocidas parábolas, la del acreedor y los dos deudores. El corazón de esta parábola tiene vigencia en nuestra vida hoy y en la vida de todos a quienes Jesús se acerca. Nuestra respuesta a esta enseñanza también será acorde con la misma. O estaremos en el lado del fariseo, o estaremos en el lado de la «pecadora». Juan 7:36-50.

EN EL PRINCIPIO 13 – EL VENGADOR DE LA SANGRE Y EL ABORTO

La vida humana es sagrada, según revela Dios mismo en su santa Palabra. El sexto mandamiento del Decálogo que Dios le entregó a Moisés así lo atestigua. Pero mucho antes ya Dios había sentenciado la inviolabilidad de la vida humana en el pacto que hizo con Noé después del Diluvio. Sin embargo, hoy hay un grito que se eleva desde el suelo hasta el cielo. La sangre de millones de inocentes clama por justicia. Génesis 4:8-12.

EN EL PRINCIPIO 12 – EL PECADO ESTÁ ACECHANDO

Cada persona en la Tierra anhela alcanzar gloria, honra e inmortalidad, y ese es un deseo sano e innato en todo ser humano. Pero la humanidad ha intentado alcanzarlos de la manera equivocada una y otra vez, siendo así incapaz de llegar a estas bendiciones que nos proporcionarían la dicha y el significado que todos deseamos. La Biblia nos enseña que tenemos un enemigo tenaz que nos espera agazapado en cada esquina esperando a atacarnos y así frustrar todos nuestros intentos de alcanzar la felicidad que anhelamos. Génesis 4:1-12.

EN EL PRINCIPIO 11 – LA ENVIDIA Y EL EVANGELIO

Después de la caída de Adán y Eva, la Palabra nos cuenta el primer fruto amargo producido por esa caída. La ofrenda que Caín trajo a Dios no fue aceptada con agrado y esto reveló lo que había en el corazón de Caín. ¿Dónde está el origen del pecado de Caín que causó que su ofrenda no fuese bien recibida? Es importante, fundamental ir a la raíz de los problemas, porque si solo tratamos los síntomas, nunca acabaremos con con la fuente que los provoca. En cambio, Abel trajo su ofrenda a Dios en obediencia y en fe. Y es que Dios no recibe cualquier clase de culto. Génesis 4:1-7.

EN EL PRINCIPIO 8 – LA CAÍDA 1

Entramos hoy a analizar el pasaje más triste de toda la Biblia. El momento en el que nuestros primeros padres desobedecieron a Dios, trayendo con ello la ruina, no solo de sus vidas, sino también de la vida de todos sus descendientes. Vemos cómo Adán y Eva deciden ser autónomos, es decir, que ellos mismos sean ley para sí mismos. Contrariamente a lo que postula la teología liberal, no estamos ante un pasaje mitológico, sino que el relato de Génesis 3 debe tomarse como lo que realmente es, un relato histórico. Génesis 3: 1-10.