EN EL PRINCIPIO 20 | RESTAURACIÓN

De todo el linaje de la Tierra, Dios elige a Abram, al que más tarde Dios mismo llamó Abraham, para ser el depositario de un pacto redentor. Le hace una promesa en la que Dios mismo compromete su propio honor. Dios le dará a él y a su descendencia, la descendencia según la promesa, la Tierra, un pueblo y la bendición. ¿Por qué Dios eligió a Abram si él pertenecía a un pueblo idólatra? ¿Qué seguridad tenían Abraham y sus descendientes de que ellos cumplirían su parte del trato? Génesis 12:1-8; 15:1-18.

TE INVITO

Terminamos un año que ha sido difícil para casi todo el mundo. Las circunstancias duras que hemos vivido a raíz de la pandemia del coronavirus nos han puesto a prueba desde principios de año. En el pasaje de hoy escuchamos la voz de Dios que nos invita, nos llama, nos convida. Una invitación a aquellos que están sedientos, necesitados, y lo saben. Ven a Jesús, toma agua, leche y vino para saciar tu necesidad de significado, de plenitud, de auténtica y verdadera vida. Isaías 55:1-3.

EN EL PRINCIPIO 12 | EL PECADO ESTÁ ACECHANDO

Cada persona en la Tierra anhela alcanzar gloria, honra e inmortalidad, y ese es un deseo sano e innato en todo ser humano. Pero la humanidad ha intentado alcanzarlos de la manera equivocada una y otra vez, siendo así incapaz de llegar a estas bendiciones que nos proporcionarían la dicha y el significado que todos deseamos. La Biblia nos enseña que tenemos un enemigo tenaz que nos espera agazapado en cada esquina esperando a atacarnos y así frustrar todos nuestros intentos de alcanzar la felicidad que anhelamos. Génesis 4:1-12.

CULTO COMPLETO 10 MAYO 2020

En una generación relativista, subjetivista y postmoderna, necesitamos como cristianos estar firmes en tres convicciones. Uno- Que la Verdad existe y puede ser conocida. Dos- Que solo el Creador tiene derecho a definir la realidad y establecer la naturaleza y el propósito de todas las cosas. Tres- Que la Biblia es la Palabra escrita de Dios y tiene autoridad suficiente sobre nuestras mentes y sobre nuestros afectos. Con esto bien presente, podemos abordar el tema de hoy. Génesis 1:26-27; 2:7-8, 15-25.